Sólo de ida

Otra vez se veía embarcada en un trasiego de ida y vuelta, esta vez iba en Preferente, un “regalo” de su editor para romper la resistencia que había generado a viajar. Enamorada como estuvo de la sensación de hacer maletas, siempre alimentó la idea del billete sólo de ida. Ahora le hastiaban los viajes con vuelta.

Pero y si: ¡todos sus viajes fueron de ida! nunca volvió al mismo lugar, Sevilla fue otra después de Tailandia, hasta ahora se había visto haciendo un circulo perpetuo y aburrido cuando en realidad subía por una escalera de caracol.

Relato breve presentado al concurso "EL TRÁNSITO, EL VIAJE, EL MOVIMIENTO HACIA UN DESTINO" en menos de 99 palabras.

Foto (Ál): Sevilla desde Triana


1 comentario:

Blog A dijo...

Nunca pienso que estoy de vuelta de nada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...